Manos haciendo acupuntura sobre espalda

Cuando alguien viene por primera vez a mi consulta para una sesión de acupuntura, y también es la primera vez que recibe acupuntura, normalmente coinciden en lo mismo. “Esto no sé si servirá para algo, yo he venido porque me lo ha recomendado …” ” ¿Qué puede tratar la acupuntura…?” y otra serie de preguntas y dudas que voy a intentar resumir y esclarecer.

La acupuntura es una de las ramas de la Medicina Tradicional China, que forma un buen equipo con la fitoterapia y el masaje tuina. La acupuntura es la técnica por la cual, a través de unas agujas muy finas y estériles, en unos puntos predefinidos y establecidos en un mapa que discurren a través de una serie de canales que atraviesan la fisionomía humana, puntos que son específicos y, que, en combinación entre ellos, podemos hacer que la energía estancada, se mueva. Esto de la energía ya nos suena un poco como a “cuento”, pero si tenemos en cuenta que todo lo que nos rodea es energía, y que, todo lo que tiene energía está vivo, y por supuesto, nosotros estamos vivos, la acupuntura puede trabajar en este plano.

Os pongo un par de ejemplos. Imaginaros un río, en el cual unos troncos de árbol que han caído, bloquean el paso del agua y hacen un dique provocando que se estanque el agua. Ese agua, al no tener movimiento, al encontrarse durante un tiempo estancada, se muere. Deja de tener oxígeno, los peces se mueren y empiezan a aparecer algas y demás microorganismos que descomponen el agua. En el cuerpo pasa igual. Cuando aparece algún bloqueo energético, notamos dolor o sensación de malestar. Eso hace que poco a poco dicha energía no circule y se estanque. Otro ejemplo sería como si tuviéramos un atasco en la autovía provocado por un accidente. Hasta que no vienen los servicios de emergencia y retiran el vehículo accidentado, no comienza a circular el tráfico.

Pues bien, cuando nos preguntamos qué es y qué se puede tratar con acupuntura, por medio de agujas, trabajamos en ciertos puntos que hacen que se descongestione ese canal y provoca que poco a poco se vaya estabilizando la energía del cuerpo y vayamos encontrando un equilibrio que “no sé cómo explicarlo, pero yo, me encuentro mejor”. Con la acupuntura, quitamos el bloqueo y hacemos que se retome el circuito energético.

La acupuntura, o “eso que hacen los chinos”, es una técnica inocua, segura, fiable y compatible con cualquier tratamiento. Se puede hacer a niños, ancianos, embarazadas, enfermos crónicos y cualquier persona que lo necesite. El profesional realiza una anamnesis para recabar todos los datos que necesitamos para establecer el tratamiento específico que se le va a realizar. A este proceso le llamamos diagnóstico y diferenciación de síndromes. Con los datos que nos facilita el paciente, podemos realizar un diagnóstico claro y conciso y con él podemos aplicar el tratamiento concreto.

Y, entonces ¿qué puede tratar la acupuntura? Pues desde un simple dolor de cabeza hasta una patología mas complicada, como puede ser una artritis reumatoide, un colon irritable, amenorrea, endometriosis, alergias, asma, y todo lo que se considere una falta de salud. Si bien he de decir, que hay patologías que tenemos que tratar en más sesiones y durante más tiempo, hay otras que la mejoría se ve relativamente rápido. No me malinterpretéis, no digo que con la acupuntura podamos tratar todo y que sea la panacea. Pero sí que puedo decir que, después de muchos años de practica diaria y de ver a muchos pacientes en consulta, la eficacia de la acupuntura está más que demostrada.

Pero quiero insistir en un argumento que no me cansaré de exponer. La acupuntura, así como cualquier terapia alternativa (y en mi centro se practican varias) debe de ser un complemento para cualquier patología que tengamos. Tanto la acupuntura como el resto de terapias se pueden complementar perfectamente junto a la medicina convencional. Es más, diría que hacen un buen tándem, ya que, donde no llega una, llega la otra. Pero siempre, siempre, siempre, hay que ser conscientes de que el que manda, es el tratamiento que nos haya puesto nuestro médico. Esto no quita que, si estamos recibiendo un tratamiento, como puede ser un tratamiento oncológico, podamos recibir sesiones de acupuntura, ya que uno ataca el tumor, y la otra nos da el apoyo necesario para estar fuertes y poder aguantar el tratamiento. Tengo muchos pacientes oncológicos que usan la acupuntura para mitigar los efectos secundarios de la quimioterapia, con un resultado magnífico.

En definitiva, la práctica de la acupuntura es una alternativa a nuestra falta de salud, que nos puede reportar un bienestar y equilibrio que posiblemente habíamos perdido.

Como os digo siempre, si queréis que os amplíe información, podéis contactar conmigo a través de todas estas formas: CONTACTO y estaré encantada de intentar resolver vuestras dudas.

Hasta pronto

Namasté