Comenzamos esta aventura web de Zha Zhen, la construcción de nuestro blog, que actualizaremos con toda la asiduidad de la que, nuestras rápidas y frenéticas vidas, nos permitan. A través de este blog intentaremos ir contando cosas que os puedan interesar. Todo va a ir muy ligado al bienestar físico y mental, explicaremos en qué consisten las distintas terapias que veis anunciadas por ahí, le daremos mucha caña a la alimentación, os asesoraremos sobre higiene postural o estiramientos para vuestro día a día, hablaremos de plantas medicinales y, sobre todo, os intentaremos guiar sobre esa gran desconocida que es la Medicina Tradicional China, con todos sus componentes, pero quizás, el que más reconocimiento tenga, sea la acupuntura.

Voy a empezar presentándome. Para todos los que no me conozcáis y no sepáis lo que hago, mi nombre es Ana, y dirijo un centro de técnicas naturales en Madrid, el Centro Zha Zhen. Comparto espacio con mis compañeros, Fernando y Marta, que, cada uno en su parcela, desarrollan una labor fantástica con los pacientes. En el centro nuestra máxima es que salgas mejor que has entrado. Y en la mayoría de los casos lo conseguimos (no quiero pecar de falta de modestia). Pero es cierto que cuando ves que las personas que vienen a ti buscando consuelo, solución a sus problemas, que les alivies parte de su carga, cuando se van, ves esa cara de agradecimiento que no se puede explicar con palabras. Esa es la labor del terapeuta. O, al menos, esa sea la labor que desempeñamos aquí.

Es muy fácil entrar en polémica con todo lo que se oye de las terapias alternativas, que si son engañosas, que si todo es mentira y el recuento de malas praxis. Si entremos en ese juego estamos perdidos. Yo no quiero defender causas perdidas. Tan solo podemos hablar de lo que conocemos y de los resultados que vemos día a día. Cualquiera puede ser terapeuta. Hace un curso online de cualquier disciplina alternativa, y con titulo en mano, se monta una consulta. Y si a eso le sumamos la charlatanería y las técnicas de marketing, tenemos un individuo que lo único que hace es lastrar a los terapeutas que llevamos años de formación continua y cientos de casos de éxito tratados en nuestros años de experiencia.

Siempre digo una cosa, al hilo de lo que hablamos aquí. No hay mejor terapeuta ni mejor medico que uno mismo. Todos y cada uno de nosotros sabemos lo que necesitamos y lo que nos va bien. El separar la medicina convencional de la alternativa, y discriminar a esta última, creo que un error. Ambas pueden convivir en sinergia y, es más, son un buen tándem para muchos pacientes con problemas de salud. Por supuesto, ni decir tiene, que la medicina convencional tiene que ser la bandera por la que se guie un paciente.

Hay muchas ocasiones en que esa medicina deja desamparado al paciente y tan solo le llena de fármacos que no resuelven sus problemas, y la medicina alternativa, le da eso, una alternativa, y en la mayoría de los casos, funciona mejor la sinergia de elementos, que el utilizar uno solo. Cuando decidimos ir a un terapeuta (sea de la especialidad que sea), lo único que tiene que quedarnos claro es si esa persona es la persona correcta. Si creemos que nos puede ayudar, si estamos seguros de que estamos en buenas manos, si la experiencia le avala y si creo que estoy haciendo lo correcto, nada ni nadie puede decirme que estoy equivocado. Si a mí me ayuda y si yo estoy mejor, es lo que necesito.

Independientemente de lo que vayamos colgando en este blog, os invito a que nos hagáis participes de vuestras dudas, así como si necesitáis que toquemos algún tema del que estemos seguros que somos sabedores y os podemos ayudar. Podéis mandarnos vuestras sugerencias al área de CONTACTO. Estaremos encantados de ayudaros.
Hasta la próxima.
Namasté